¿Cómo se elaboran los vinos espumosos?

¿Cómo se elaboran los vinos espumosos?

Se acerca la Navidad, y un buen cava o champán son elementos esenciales que no pueden faltar en esta celebración. Los vinos espumosos se adaptan a cualquier momento, tanto puedes disfrutarlos solos, y percibir su persistente y largo sabor en boca, como maridar con ellos una gran variedad de alimentos, dulces o aperitivos.

¿Conoces los diferentes métodos de elaboración de los vinos espumosos? ¿Te gustaría comprar un vino espumoso para celebrar la Navidad? ¡Sigue leyendo y descubre todos los secretos!

Para la elaboración del cava tenemos dos métodos el Tradicional y el Ancestral.

El método Tradicional, originario de la región francesa de Champaña, se utiliza para el Cava y el Champagne. Se consigue el vino espumoso en dos fermentaciones, la primera en depósito y la segunda en botella.

Después de la primera fermentación en depósito, se llena la botella del vino base al cual se le añaden levaduras y azúcares y se tapa herméticamente. Este proceso recibe el nombre de tiraje. A continuación las botellas se depositan en las cavas en posición de rima. A partir de aquí empieza la segunda fermentación, se produce dentro de la botella, durante un mínimo de nueve meses, es la crianza, y con la acción de las levaduras y el azúcar se forman poco a poco las burbujas del cava.

Las botellas en la rima se remueven hasta colocarse casi en vertical y facilitar que el sedimento se coloque en el tapón de la botella. Finalmente se realizará el degüelle y se le añadirá el licor de expedición.

El método Ancestral, aunque actualmente nos es muy desconocido, es un método muy antiguo. Consiste en elaborar un vino espumoso en una sola fermentación, o sea el vino empieza el proceso de fermentación (transformación del azúcar en alcohol) y, antes de que esta se acabe, se embotella para que forme el carbónico dentro de la botella.

Las levaduras son las propias del mosto y tampoco se le añaden ni azúcares ni licor de expedición en el degüelle, sino que se añade el mismo vino base.
Igual que en el método tradicional, durante la fermentación también se genera un sedimento, que una vez en la cava y en los pupitres con el removido se desplaza en el cuello de la botella y se extrae con el degüelle.

Son pocos los que utilizan este método Ancestral, tampoco está aceptado por el Consejo Regulador del Cava, pero si por el Clásico Penedès de la D.O. Penedès y debe tener un mínimo de 15 meses de crianza en rima.

Estos son los vinos que puedes encontrar en nuestra web elaborados a través del método ancestral.

Como hemos dicho, el vino espumoso es una elección excelente para brindar en cualquier ocasión especial, además de resultar un maridaje perfecto para bocados gourmet, como el jamón ibérico o el marisco. En nuestra página web podrás encontrar muchísimas opciones de vinos espumosos.